martes, 4 de agosto de 2020

De cerca: Jeison Murillo.



- Gran experiencia en la Liga Española, aunque empezó peleando en las secciones más bajas de la misma con el Cádiz. Después se fabricaría una buenísima reputación jugando para equipos como Valencia o Granada, así hasta llegar al Barça.
En la última temporada del campeonato español, Jeison Fabián Murillo Cerón jugó para un Celta en serios apuros, club donde parece que quiere seguir al sentirse muy a gusto e idolatrado por la afición celeste.

También se le ha visto competir en la liga italiana para equipos como el Inter de Milan o Sampdoria. El último posee sus derechos federativos, aunque parece que su futuro está muy lejos de seguir en la empresa de Luigi Ferraris. Toda su carrera se está especializando en el fútbol europeo.

Murillo ha hecho una gran temporada con el R.C. Celta.
- La espina clavada de Murillo es la de no haber podido participar en una Copa del Mundo. Estuvo cerca en la última edición de Rusia 2018, pero una lamentable lesión le dejaría fuera de la lista. Con 28 partidos y un gol, este experimentado defensa central ha concursado en las Copas de América de 2015 y 2016.
Jeison nació el 27 de mayo de 1992 en Cali, Valle del Cauca (Colombia). En el popular equipo de su ciudad, el Deportivo Cali, Murillo daría esos primeros pasos que le permitirían aterrizar en Europa. Fichado por el Udinese italiano, acabaría marchándose a España debido a que el Granada contaba con un convenio de formación que le permitía hacerse con jugadores del club veneciano a cambio de foguearlos. De esta manera, el joven colombiano acabaría en la entidad nazarí, donde aún no tendría oportunidad de jugar al ser prestado al Cádiz cuando su ficha ya pertenecía al Granada Club de Fútbol.

De esta manera, el zaguero de Cali empezaría jugando desde abajo, en la Segunda División B. En un Cádiz muy peleón, Jeison se sentiría protagonista demostrando grandes virtudes que le abrirían las puertas de nuevos horizontes.
En poco tiempo pasaría de competir en la categoría de bronce a hacerlo en la élite del fútbol español, convenciendo durante su único año de estancia en Las Palmas para después ganarse un hueco en la plantilla granadina, dirigida entonces por Lucas Alcaraz.

Sus buenas actuaciones nos descubrirían un central fuerte, más que un Murillo, un tremendo muro, sólido y con liderazgo en el vestuario. Su buen trato de balón y duros marcajes le llevaron a ser deseado por grandes clubes.

Murillo debutó en Primera División un 18 de agosto de 2013, en una visita a Pamplona para medirse a Osasuna. Ejerciendo como titular, el colombiano ayudaría a que su equipo obtuviese una importante primera victoria a domicilio por 1-2.
En la mitad de aquel campeonato 2013\14  haría su primer tanto en la alta categoría española, colaborando en una cómoda victoria por 4-0 frente al Real Valladolid. Cerró su primer curso en el Granada con aquel tanto y 32 apariciones.

Tras dos buenas campañas, Murillo acabaría volviendo a Italia al fichar por el Inter de Milan. Supo defender su fama en el calcio italiano manteniéndose titular en la zaga nerazzurri, retornando a España dos años después para fichar por el Valencia C.F.

En periodo de cesión, Murillo dejaría buenas actuaciones con el cuadro ché, aunque aquella lesión de pubis que le haría perderse el Mundial lastró considerablemente sus años como valencianista pese a haber dejado una imagen sorprendente en sus inicios, ya que el Valencia era invencible con el de Cali en sus alineaciones.

Uno de sus retos más atractivos sería fichar por el F.C. Barcelona, club al que se incorporó el 20 de diciembre de 2018 y con el que no debutaría hasta el mes de enero del siguiente año, en una derrota copera por 2-1 ante el Levante.
Con solo dos apariciones de una Liga conquistada por el Barça, Murillo se iría nuevamente al país de la bota para jugar cedido en la Sampdoria, equipo con el que tendría una decena de apariciones sin llegar a acomodarse en la competición.

Jeison Murillo se perdió el Mundial de Rusia 2018 por una larga lesión.

- Jeison necesitaba volver a sentirse importante, y esa oportunidad pasaría otra vez por jugar en España. Un Celta de Vigo amenazado por el descenso buscaba una solución para paliar sus problemas defensivos, y Murillo acabaría siendo la respuesta a sus males.
Logrando la salvación con el conjunto vigués, el trabajo realizado por el "jefe" colombiano fue soberbio, con 18 partidos y un buen gol de remate aéreo. Ahora se deja querer por el Celta, cuya directiva trabaja para hacerse con sus servicios en propiedad.

En cuanto su papel con "los Cafeteros", Murillo ha disputado un total de 28 partidos y ha anotado un tanto. Lástima que la lesión de pubis le impidiese jugar su primer Mundial, aunque al menos pudo participar en dos ediciones de la Copa América, en Chile 2015 y USA 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

De cerca: Lamine Yamal.

- Es la sensación de la Euro 2024, un auténtico diamante en bruto que goza de la confianza de Luis De la Fuente , el seleccionador español. ...